Siempre he sido de la idea que a los ídolos históricos y personales tienen que darle un homenaje no los dirigentes sino que los propios hinchas. Generalmente los dirigentes son personas de turno que llegan por algún tipo de ambición personal, más en un equipo tan grande como la U, pero somos nosotros los que permanecemos siempre, los que legamos y legaremos nuestro amor incondicional. Don Carlos Campos ha sido injustamente olvidado por la mayoría de los hinchas, quizás por su bajo perfil, pero a mi parecer está con letras de oro en nuestra historia. Participó en dos mundiales, ha sido el goleador histórico a través de los años en nuestra U, goleador histórico ante colo colo y ante católica, no supo lo que era jugar por otros equipos y cuando su físico no pudo darle continuidad y le pidieron que se fuera, prefirió retirarse del fútbol antes de vestir otro color. Curiosamente a pesar del vendaval de goles que hacía, siempre quisieron reemplazarlo, pero siempre terminó él de titular con la 9. Creo que no podía perdonarme el hecho de no haberle regalado algo, aunque sea lo más mínimo si lo dió todo por mi U, que al igual que todos, es nuestro primer amor. Por este motivo, junto a mi amigo Carlos Farías, decidimos hacerle un humilde homenaje, mandamos a hacer un cuadro con un hincha azul, Jack Boland, experto en óleo, con la imagen de Don Carlos junto a Pelé. Quedó muy agradecido por nuestro gesto y nosotros muy felices por haber cumplido con un grano de arena en un homenaje humilde y sincero


V.Andolini/Carlos Farías/Jack Boland